Hoy quiero compartir con vosotros una experiencia que me ocurrió en el momento en el que estaba realizando uno de mis emblemáticos viajes y que demuestra que la energía no entiende ni del lugar ni del tiempo. Estaba de viaje en Hawai cuando tuve un mal presentimiento que no sabía muy bien como expresar; cerca había construido un negocio relacionado con el mundo del esoterismo; se trataba de una filial que aunque yo no era demasiado dado al tarot, si que es verdad que en algunos momentos de mi vida me había puesto en contacto con una vidente especializada con el objetivo de que está pudiera llegar a echar un vistazo al futuro. En este caso, debido a que estaba completamente desesperado, decidí ponerme en contacto con estos profesionales para ver exactamente la razón de mi inquietud.
La vidente que atendió mi petición, desde el primer momento, se dio cuenta de que algo estaba fallando en energía. Fue entonces cuando hizo una tirada de cartas se dio cuenta de que estaba ocurriendo algo malo con mi familia: en concreto con mi padre.
Cuando le pregunté cómo podía saber eso ya que mi padre se encontraba a miles de kilómetros de distancia en ese momento, me aseguro que la energía no entiende y del tiempo ni de espacio; que es capaz de atravesar el océano más profundo, la cárcel más intensa y hasta es capaz de viajar en el tiempo. Por esta razón, donde había canalizado la energía, directamente le había llevado hasta donde estaba mi padre.
Desgraciadamente, esa noche falleció, pero, gracias a la vidente, por lo menos pude despedirme de a través de una llamada de teléfono.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *